Entradas

El servicio creado por la Fundación Concepció Juvanteny aplica novedades en la atención a las víctimas introducidas por la Ley Orgánica 8/2021 de 4 de junio, de protección integral en la infancia y adolescencia contra la violencia.

El proyecto AIDA – Abordaje Integral del Abuso ayudará a las víctimas y sus familias de forma integral

La Fundació Concepció Juvanteny, entidad social catalana por la protección de los derechos de los niños, ha presentado la nueva unidad contra los abusos sexuales para el diagnóstico y la reparación de las víctimas y las familias AIDA – Abordaje Integral del Abuso. El nuevo servicio da respuesta a una realidad estremecedora que indica que 1 de cada 5 niños y niñas sufre abuso sexual infantil antes de los 17 años. De estos, un 60% nunca recibirá ningún tipo de ayuda y el 90% no dirá nada hasta la edad adulta.

“La unidad AIDA introduce un nuevo modelo de intervención basado en la reparación y no en el tratamiento de las víctimas. El abuso no es una enfermedad, es una agresión a la parte más íntima de la persona, a su alma, y esta no se trata, se repara”, explica Montserrat Juvanteny, impulsora y directora del proyecto AIDA. ”Las víctimas de abuso se sienten culpables de su sufrimiento, por vergüenza o por miedo, y no revelan hasta mucho tiempo después el mal que han sufrido. Nuestro objetivo es romper este tabú. Somos conscientes de que el abuso encarcela el futuro de las víctimas, y trabajemos para ser la clave de su libertad.”

AIDA trata las situaciones de abuso de forma pionera. En primer lugar, empodera los niños para que identifiquen, rechacen y hagan públicas posibles situaciones de abuso. El abordaje de la reparación se hace desde la familia, que supone el núcleo central de la problemática y de su reparación. Se busca que el proceso sea breve para favorecer el restablecimiento del equilibrio funcional y emocional del sistema, y se complementa con cobertura y asesoramiento jurídico para evitar la revictimización.

Los abusos infantiles, una realidad que hay que combatir de forma integral

Entre un 70 y un 80% de los abusos sexuales infantiles suceden en el ámbito intrafamiliar. Se producen en la familia nuclear de los niños, su unidad de convivencia diaria, un entorno que tendría que ser protector y que, en estos casos, se convierte en abusador.

Estas situaciones de abuso, de las cuales solo se verbaliza un 20%, provocan disfunciones y sufrimientos a la totalidad de la familia. Las víctimas que se detectan reciben tratamiento y atención, pero los otros miembros de la familia quedan desamparados. AIDA no únicamente ayudará las víctimas, sino que tratará y reparará a todos los miembros de la familia para prevenir abusos futuros.

AIDA cuenta con terapeutas familiares, psicólogos, trabajadoras sociales y profesionales del ámbito sanitario preparados para atender las víctimas de abuso de forma personalizada. También se dispone de juristas especializados, que permiten reducir el número sesiones en las que las víctimas tienen que declarar y rememorar acontecimientos traumáticos. El objetivo conjunto es ofrecer un abordaje integral del abuso

Todos trabajan de manera conjunta y coordinada tanto con la víctima como con la familia, para asegurar un abordaje integral de la situación de abuso y una reparación adecuada.

Si queréis conocer más acerca de la unidad AIDA, necesitáis atención o queréis colaborar con nosotros, contáctanos:

Email: info@fcjuvanteny.org 

Teléfono: 932 186 864

Hoy, día 20 de noviembre, es el Día Universal del Niño, el cual está dedicado a todos los niños y niñas del mundo. Se trata de una celebración de todos los avances conseguidos con los años, pero sobre todo, para evidenciar la situación de aquellos niños que se encuentran en situaciones de precariedad y desfavorables; para dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a la población sobre la importancia de trabajar por su bienestar y desarrollo.

Se celebra, en definitiva, en honor a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño, durante el año 1959. También es el día del aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño del año 1989. el tratado internacional más ratificado de la historia. Ésta se caracteriza por sus 41 artículos, a través de los cuales se exponen los cuatro principios fundamentales y universales: la no discriminación, el interés superior del menor en las medidas que les conciernan, derecho a la vida ya la libre expresión y opinión.

Este día mundial recuerda que todo niño debe tener derecho a la salud, a una buena educación, a la protección, independientemente del lugar del mundo en el que haya nacido. Es muy importante remarcar la relevancia sobre las necesidades de los más pequeños, dando un reconocimiento a la vez a aquellos individuos que trabajen cada día para que los niños y niñas puedan tener un futuro mejor, decente y en condiciones óptimas.

Los principales receptores no son los adultos, sino los niños y niñas, quienes deben ser sujetos activos del trabajo para defender sus propios derechos, ser conscientes de ello, reflexionar sobre ellos. Desde la Fundación Concepció Juvanteny le animamos a plantear actividades para comprender los privilegios y la realidad en la que vivimos, desgraciadamente, desde las aulas o las mismas casas con las familias.

Sumémonos a la llamada mundial a favor de la infancia y de los niños más vulnerables. La unión hace la fuerza y ​​es trabajo de todos acabar con las condiciones perjudiciales para más pequeños, como el trabajo infantil, derecho a una buena educación, a la protección ante la ley oa una vivienda digna.

El pasado 28 de junio se celebró el Día del Orgullo LGBTIQ+ en conmemoración de los disturbios de Stonewall durante el año 1969 para reafirmar el sentimiento de orgullo de las identidades y orientaciones sexuales y de género tradicionalmente marginadas y reprimidas.

Des de la Fundació, queremos garantizar el derecho de los más pequeños a no ser discriminados con motivo de su orientación sexual o preferencia de género, ya que, aun hoy en día esta cuestión supone un motivo de represión en muchos países del mundo. Para asegurar que estos niños y niñas pueden ser capaces de ejercer sus derechos completamente, se deben fortalecer normas sociales positivas a través de la educación, la legislación y las políticas que fomenten la diversidad y la aceptación.

Los niños y niñas que forman parte del colectivo son más propensos a sufrir abusos, a ser marginados. Crecer en un entorno de menosprecio, de ataques, tanto en la escuela como en casa, es un claro factor que genera ansiedad y depresión. También se conoce que el porcentaje de suicidio de los jóvenes LGBTIQ+ es mucho más elevado, en comparación con la juventud heterosexual.

Desde la Fundació os proponemos tres libros de la temática LGBTIQ+ para ayudar a entender a los más pequeños que se trata de una realidad más:

  • Sirenes, de Jessica Love: una historia con una sensibilidad especial sobre su protagonista y su relación con su abuela; y como él tiene ganas de disfrazarse de sirena.
  • Yo soy Mía, de Nerea García: un libro sobre la transexualidad infantil desde una perspectiva familiar para contribuir a la aceptación de la diversidad sexual.
  • El Día de la rana roja, de Esther Elexgaray Cruz y Raúl Domínguez Pazo: un cuento que habla del amor entre dos príncipes, rompiendo con los arquetipos y tradiciones.

En definitiva, la educación es la medida más efectiva para prever la discriminación del colectivo y sus familias. Es importante enseñar, ya desde la infancia, que existen diferentes formas de expresar el género, todas ellas igual de válidas. También es imprescindible fomentar el respeto y la tolerancia, resolviendo cualquier tipo de duda que se pueda tener y siendo un acompañamiento, un refuerzo. ¡Querámonos y celebremos la diversidad por un un mundo mejor!

Las vacaciones de verano cada vez están más cerca y, como todos sabemos, es uno de los momentos del año más esperados por los niños y niñas, ya que el curso escolar se termina y pueden disfrutar de casi tres meses para aprovechar y desconectar. Es por este motivo que desde la Fundació os proponemos un breve listado de actividades de verano para los más pequeños de la casa, para que se entretengan y los pasen genial.

  • Hacer escultura y castillos de arena en la playa para potenciar la creatividad. Enterrar a algún familiar también es una buena alternativa para hacer que la estada en la playa sea más divertida…
  • Visitar pueblos, bosques o espacios naturales mediante rutas con bicicleta, de modo que se haga deporte al aire libre, respirando aire fresco y con buena compañía. También se puede hacer un picnic en la sombra de los árboles para aprovechar más la excursión.
  • Comenzar un diario de verano, explicando detalladamente las aventuras que se vayan viviendo durante los meses de vacaciones. De esta forma se potencia la creatividad, se mejora la escritura y se motiva a los más pequeños a vivir experiencias para plasmarlas entre las páginas.
  • Hacer partidos de waterpolo, el deporte acuático más famoso de mundo, en la piscina, compitiendo entre familiares a cambio de un premio que motive a todos los participantes.
  • Comenzar una guerra de globos de agua para refrescarse de forma dinámica y divertida con los amigos, compañeros o familiares… ¡A ver quién termina más mojado!
  • Jugar a juegos de mesa en familia, que pueden ser cartas, el domino, parchís, entre muchas otras opciones, ya que existe una amplia variedad de opciones a escoger en función de los gustos de cada uno.
  • Pintar cuadros en el jardín de casa (o en cualquier otro espacio) para potenciar el espíritu artístico de los más pequeños y colorear los días de verano con los tonos más alegres. Después se puede crear una galería de arte casera para expones todas las creaciones.
  • Cocinar recetas veraniegas con la ayuda de algún familiar, por ejemplo, de un buen gazpacho fresquito o alguna ensalada de pasta con verduras de temporada.

Desde de la Fundació os animamos a pasar tiempo con los más pequeños de la casa, compartir aventuras con ellos y proponerles actividades como estas para que este verano sea memorable y lleno de recuerdos felices.

El pasado 20 de marzo empezó oficialmente la primavera. Este cambio estacional supone la llegada del buen tiempo, las buenas temperaturas y los días de sol. Por este motivo, desde la Fundació Concepció Juvanteny os proponemos una serie de actividades al aire libre para hacer con los más pequeños de la casa para disfrutar de esta nueva estación.

  1. Jugar al exterior al escondite, al pañuelo, a saltar a la comba, etc. Todas estas actividades, a parte de promover el ejercicio físico, potencian también un tipo de entretenimiento más allá de las nuevas tecnologías.

  1. Plantar un huerto en casa. Es una actividad que se puede realizar en el jardín, en la terraza o dentro de casa. Es una forma educativa para enseñar lo que es la responsabilidad, cuando comprueben que las semillas van a crecer siempre que las cuiden y rieguen.
  2. Hacer excursiones y rutas. Es una idea para los amantes de la naturaleza y del deporte, para apreciar los paisajes que quedan cerca de casa. Hacer un picnic cuando se llegue al destino también es una opción para motivar a los participantes.
  3. Volar una cometa. Encontrar un espacio adecuado, espacioso y ventilado, como por ejemplo la playa, para divertirse en compañía de familiares.
  4. Promover un concurso de fotografía. Una actividad artística y un gran entretenimiento, a la vez. La idea se basa en proponer una temática de la naturaleza (arboles, insectos, flores) y mientras se pasea por un entorno al aire libre, los más pequeños tomen fotos para organizar una exposición casera con sus obras de arte.
  5. Pintar y ponerse creativos. Promover un día artístico para experimentar con los colores, las texturas; un día para ensuciarse las manos. La pintura, además, estimula la comunicación, la creatividad y aumenta la capacidad de concentración, con lo cual se considera una actividad que supone todo un aprendizaje.

Desde la Fundació os animamos a practicar actividades como estas para que los niños y las niñas recuerden estos días como buenos momentos, aunque la situación que estamos viviendo no sea la mejor. Hagamos que disfruten de esta nueva etapa y se aprovechen de todos sus beneficios para estar más felices, tranquilos y relajados.