El año que acabamos de despedir ha dejado ha millones de niños y niñas sin poder asistir a las aulas escolares por culpa de las restricciones que ha impuesto la Covid-19. No solo han sufrido tres meses de confinamiento domiciliario, sino que el curso se ha vista perjudicado en diferentes ocasiones por el aumento de contagios.

Esta nueva realidad ha acelerado la digitalización y, gracias a las herramientas tecnológicas, la formación a través de la pantalla ha sido posible. No obstante, este hecho también ha supuesto que muchos infantes y jóvenes no tengan acceso a la educación online, con lo que la brecha digital y las desigualdades sociales han sido más evidentes que nunca.

Además, ha quedado demostrado que la presencialidad escolar es mucho más que el aprendizaje académico, ya que la socialización es esencial para el crecimiento de los más pequeños y el juego tiene innombrables beneficios para su salud y bienestar.

Otra desventaja de este formato educativo es el aumento del uso de las pantallas, suponiendo esto un claro incremento del tiempo dedicado a los aparatos electrónicos en sustitución de la actividad física y las horas de sueño. El exceso de exposición se asocia a un peor desarrollo cognitivo y socioemocional, y puede generar consecuencias negativas en las habilidades motoras, también en la salud ocular, y, a su vez, fomenta el senderismo. De hecho, es pertinente destacar que, a nivel nacional, previamente a la cuarentena, solo un 15% de los infantes utilizaba dispositivos como los ordenadores durante más de 90 minutos diarios; mientras que durante la cuarentena la cifra aumentó a un 73%.

Esta nueva realidad también ha supuesto algunos aspectos positivos a destacar, como la liberación que ha representado el hecho de no asistir a la escuela para aquellos menores que sufrían de abusos y exclusión.

Lo que realmente importa es apreciar la parte positiva y el aprendizaje que se extrae de estos hechos vividos, ya que con esta nueva modalidad online se ha aprendido a mejorar la capacidad de adaptación, la empatía, la resiliencia, a pasar más tiempo con la familia, a realizar tareas domésticas o a super el aburrimiento.

 

La Navidad es una época muy especial para todos, pero especialmente para los niños y niñas. Con tanta variedad en el mercado, y sobre todo en estas fechas, las familias dudan sobre cual es el regalo perfecto. Desde la Fundació Concepció Juvanteny os queremos dar una serie de consejos e ideas de regalos para estas fiestas para que sean educativos, adecuados y mágicos.

  • Juegos de mesa: son claramente educativos, ya que enseñan a los más pequeños a ganar, perder, seguir las reglas, jugar en equipo y a disfrutar de los tiempos en familia.
  • Libros: permiten ayudar a la comprensión lectora, mejorar la ortografía y la gramática y, sobre todo, potencian la imaginación y la creatividad. Por este motivo son una herramienta ideal para que los niños y niñas se distraigan.
  • Trabajos manuales: una de las actividades que fortalece y estimula la atención, la memoria, la cognición, la psicomotricidad y el aprendizaje. Un indispensable para los más pequeños.
  • Puzles: es una actividad muy beneficiosa para la salud. A parte de ser un gran ejercicio mental, permite incrementar el razonamiento visual y espacial, la memoria, la observación de los detalles, la productividad y la habilidad de resolución de conflictos. Además, ¡es una actividad de lo más divertida!
  • Juegos de lógica: ponen en marcha todos los rincones del cerebro, mientras aumentan la capacidad de concentración y el desarrollo del pensamiento crítico. Resolver enigmas es todo un reto para la mente, tanto para los más pequeños como para los mayores de la familia.
  • Juegos para aprender idiomas: se trata de una alternativa perfecta para entretenerse mediante videojuegos interactivos y, a la vez, aprender una nueva lengua y formarse académicamente.

El mejor regalo es aquello que esta pensado en función de los intereses de quien lo recibe, independientemente de su sexo, edad y sus gustos. Por este motivo, desde la Fundació queremos promover una sociedad en la que los niños y niñas crezcan de manera igualitaria, libre y feliz, sin que su potencial se vea limitado.

La crisis de la Covid-19 ha supuesto un antes y un después este año 2020. Tanto adultos como niños y niñas hemos experimentado miedos, tristeza o preocupaciones. Durante este año, nuestras emociones y las situaciones vividas han sido cambiantes, y esta Navidad, una época de momentos llenos de magiatendremos que vivirla de forma distinta.  

Las reuniones familiares y los reencuentros están limitados a un máximo de 10 personas. Para los más pequeños de la casa, esto supone adaptarse a una situación nueva y desconocida. Además, para muchos estas fiestas suponen un intento de ahorrar dinero y participar en menos actividades sociales que otros años. Aun así, no se debe olvidar a aquellos colectivos que necesitan nuestra ayuda. 

Como es habitual en Navidad, se ponen en marcha distintas campañas solidarias de recogida de alimentos o juguetes. Este año no podía ser diferente. Aunque se deban respetar las restricciones es importante potenciar las iniciativas que persiguen paliar, mediante la solidaridad, las dificultades económicas y sociales en la que se encuentran millones de catalanes y catalanas. En consecuencia a estos problemas, las ayudas y donaciones para los más pequeños se han visto drásticamente afectadas. 

Actualmente, hay más de 200.000 niños y niñas en centros de acogida en España, y recae en nuestras manos sacarles una sonrisa después de un año tan duro. Por este motivo, se deben apoyar iniciativas como la de Willy Socks, una empresa que regalará calcetines especiales el día de reyes para cada comanda que reciban en su tienda. 

Desde la Fundación Concepció Juvanteny seguiremos luchando para que los más pequeños y las familias puedan disfrutar de estas fiestas de la mejor manera posible. Con vuestro apoyo, una Navidad mejor es posible para todos.  

Los contagios provocados por la Covid-19 van en aumento y es importante mantener un control sobre la higiene de los más pequeños de casa como medida de prevención. Los niños y niñas deben tomar conciencia para evitar el contagio de enfermedades. Por esta razón, desde la Fundación Concepció Juvanteny queremos compartir una serie de consejos para inculcar hábitos de higiene a los más pequeños: 

  1. Limpieza de manos. Es el acto más importante y debe hacerse correctamente, espumando con jabón, enjuagando con abundante agua y finalmente secándose las manos con una toalla. Como punto clave, hay que conseguir que los pequeños perciban esta dinámica como una rutina divertida y no como una obligación.   
  2. Limpieza de dientes. La higiene bucal es esencial para la salud de los niños. El cepillo debe ser infantil y la pasta de un sabor suave. El cepillado debe repetirse al menos dos veces al día, preferiblemente por la mañana y antes de acostarse.
  3. Una ducha o baño para mantener el cuerpo y cabello limpios. Después de un largo día lleno de juegos y actividades, los niños deben eliminar la suciedad con la combinación de jabón neutro y agua tibia. Se desaconseja el uso de esponjas. Debemos recordar que la piel es una de las primeras barreras del organismo para protegernos de cualquier agresión externa. 
  4. Sonarse con pañuelos de papel. Es preferible eliminar la mucosidad con papel porque el pañuelo es desechable y de un solo uso.
  5. Cubrirse la boca al estornudar, siempre. Los pequeños deben interiorizar que deben cubrirse la boca con el interior del codo al estornudar, con tal de evitar el contacto de las manos con la cara.

Normalizar estas medidas es esencial para poner fin al virus, y es trabajo de todos adoptar una buena rutina de higiene entre la población para mantener nuestra salud y la de nuestro entornoCuidémonos para volver a la normalidad lo antes posible. 

El 11 de octubre se celebró el Día Internacional de la Niña, una fecha promulgada por la ONU con el objetivo de defender los derechos de este colectivo. Desde las Naciones Unidas se quiere concienciar en la población sobre los terribles problemas que les toca vivir por su género. Desde la Fundación Concepció Juvanteny apoyamos la lucha por el respeto de los derechos de las niñas, especialmente durante sus primeros años de vida. 

Aunque se está luchando para que dispongan de las mismas oportunidades, las niñas y adolescentes todavía encuentran obstáculos al elegir una profesión. Uno de los datos más alarmantes es que sólo 2 de cada 3 países en desarrollo han logrado igualdad de género en el sistema educativo. Por este motivo, hay que luchar para mejorar la calidad de la educación y brindar mejores oportunidades a los adolescentes y jóvenes, sin tener en cuenta el género.

El lema de este año ha sido ‘Mi voz: nuestro futuro en común’ para luchar por el empoderamiento de las niñas, adolescentes y mujeres. Asimismo, se celebran 25 años desde la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de bejín, la agenda global para promover los derechos y el empoderamiento de las mujeres en el ámbito mundial. 

Desde la Fundación Concepció Juvanteny seguiremos luchando por un mundo más libre, donde el género no limite los derechos de los niños y niñas. Hay una sociedad unida en la que crezcan niños de manera igualitaria para que, en un futuro, sus capacidades no se vean limitados por sexo o raza. 

Comienza una de las épocas más importantes para los niños, niñas y jóvenes, la vuelta al colegio. Este año, el curso escolar será muy distinto debido a la pandemia de la COVID-19. Darse un abrazo después de tantos meses o compartir el recreo con otras clases no será posible de momentoEs esencial escuchar a los más pequeños con atención y empatía para ayudarles a adaptarse a las nuevas medidas de seguridad. Desde la Fundación Concepció Juvanteny os queremos dar una serie de consejos para afrontar la vuelta a la rutina: 

  1. Ayudar a adaptarse. Los más pequeños hace muchos meses que no van a la escuela y, por este motivo, hay que ayudarles a controlar la ansiedad o inseguridad. El apoyo y la comprensión en este momento serán cruciales para afrontar este momento. 
  2. Mostrar una actitud positiva. A todos nos gusta vivir de vacaciones permanentemente, pero es fundamental que los adultos muestren el optimismo al resto de la familia. No hay que hablar de la escuela como si se acabase la diversión, sino que es mejor explicarles que conocerán nuevos amigos y aprenderán cosas nuevas. 
  3. Encontrar un rato para las preocupaciones. Dentro de la nueva rutina, hay que encontrar momentos para que los más pequeños comenten cómo ha ido el día y las inquietudes que les está provocando la llamada ‘nueva normalidad’. Una opción es aprovechar la hora de la cena, cuando toda la familia está sentada a la mesa. 
  4. Explicar la situación adecuadamente según la edad del niño. Los adultos son los primeros que tienen dudas e inquietudes por esta vuelta a la escuela tan atípica. Sin embargo, hay que explicar la situación y las nuevas medidas con el fin de estar preparados. Una manera eficaz para los más pequeños es hacerlo a través de cuentos. 

La pandemia ha hecho que cambien la vuelta a la escuela tal como la conocíamos, pero os animamos a afrontar el nuevo curso con una sonrisa, aunque esté cubierto por la mascarilla. ¡Desde la Fundación Concepció Juvanteny deseamos que tengáis una buena entrada de curso! 

El día 12 de agosto se celebra el Día de la Juventud en todo el mundo, promoviendo su papel e importancia en la Sociedad. Los y las jóvenes son un colectivo indispensable para crear un mundo mejor y, por este motivo, es necesario darles voz a sus acciones e iniciativas. El lema de este año es ‘El compromiso de la juventud por la acción mundial’, y pretende destacar el papel del colectivo en la mejora y enriquecimiento de los procesos e instituciones de la sociedad. También se busca mejorar su representación y participación en las instituciones oficiales.  

En un colectivo que engloba a más de 1.800 millones de personas entre los 10 y los 24 años, no todos tienen las mismas oportunidades. Por eso, hay que luchar por una sociedad equitativa que promueva oportunidades para todos, independientemente su raza o sexo.

Desde la Fundación Concepció Juvanteny apoyamos a los jóvenes tutelados o ex tutelados por la administración para que puedan llegar a ser completamente autónomos. Además, el programa de Apoyo a la Mayoría de Edad trabaja para que los y las jóvenes sean personas totalmente integradas en la sociedad. Se busca que alcancen una vida digna, plena y con garantías de igualdad de oportunidades. Hasta ahora, más de 200 jóvenes se han beneficiado del programa, que ofrece diferentes recursos para alcanzar el objetivo. 

Por otro ladonuestro programa de Inserción Laboral tiene como objetivo facilitar la incorporación al mundo profesional de todos aquellos jóvenes que han crecido en centros o familias de acogida. Mediante la empresa EINA, proporcionamos una primera oportunidad laboral a los jóvenes y los ayudamos a dar sus primeros pasos como trabajadores. No sólo los ofrecemos trabajo, sino también asesoramiento y formación, ayudándoles a crear currículos, preparar entrevistas, y adquirir hábitos personales y de responsabilidad. 

En la Fundación Concepció Juvanteny creemos que es importante remarcar el papel de este colectivo para crear una sociedad mejor. Por eso, tenemos que crear oportunidades para que los jóvenes puedan crecer en un ambiente justo y en igualdad de oportunidades.

Este verano será recordado como una temporada diferente, marcado por los rebrotes y las medidas tomadas por el Gobierno de Cataluña. Por eso, después de pasar unos meses de contención para hacer frente al coronavirus y al estado de alarma, os proponemos actividades creativas y educativas para hacer con los niños y niñas.   

  1. Visitas a museos o exposiciones. Por ejemplo, el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona permite explorar el patrimonio en ámbitos como la zoología o la botánica. Además, el museo acaba de inaugurar un nuevo espacio, el Terrat Viu. Se trata de una zona expositiva con 7.100 m² de vegetación en la cubierta del edificio que ofrece nuevas oportunidades educativas a los visitantes.  
  2. Apuesta por cuadernos de verano divertidos. Este ha sido un año escolar diferente, los más pequeños se han quedado a medias en algunas asignaturas y las actividades escolares durante el verano les ayudarán a afrontar el próximo curso. Además, los cuadernos ya no son un suplicio para los niños, ya que se han modernizado para crear actividades más interesantes. Algunos de los ejemplos son Yasumi de Taro Gomi, un libro con juegos de lógica y retos matemáticos para niños y niñas, o Art Play de Marion Deuchars para experimentar con el arte, las técnicas, los materiales y las texturas. 
  3. Descubrir la ciudad. Para los que se quedan en la ciudad durante la época estival es un buen momento para descubrir los rincones escondidos. Por ejemplo, puede disfrutar de un día en familia en plena naturaleza en el Laberinto de Hortael jardín histórico más antiguo que conserva la ciudad de Barcelona 
  4. Paseos literarios en familia. La 44 edición del festival Grec acogerá 108 propuestas hasta finales de verano. La edición de ‘Grec en Obert‘ ofrecerá actividades pensadas para ser representadas en formato digital que se podrán disfrutar en varios formatos como podcasts o difundidas a través de retransmisiones en directo. Además, dentro de ‘Grec en Obert‘ encontramos el ‘Grec a Peu» que organiza paseos para toda la familia. 

Este será recordado como un verano diferente, pero os animamos a hacer actividades en familia durante esta época, siempre siguiendo las recomendaciones del Gobierno. ¡Desde la Fundación Concepció Juvanteny os queremos desear buen verano! 

El día 15 de mayo se celebra el Día Internacional de las Familias, promovido por la ONU desde 1994 para reconocer la importancia que tiene el entorno en la educación, crecimiento y desarrollo de los más pequeños. Desde la Fundación Concepció Juvanteny celebramos este día y aprovechamos para reivindicar la diversidad familiar y promover políticas de desarrollo para la igualdad de toda clase de familias, independientemente de la estructura que tengan. 

Queremos concienciar a la sociedad de los nuevos retos y dificultades que encuentran las familias, ya sea a causa de su configuración o su situación social. Reivindicamos la idea de familia como un entorno en el cual los más pequeños puedan crecer, desarrollarse y aprender en un ambiente positivo donde se les proteja y se les proporcione seguridad. Existen muchas tipologías de familia que se deben aceptar y proteger con el fin de crear una sociedad más igualitaria para que todas tengan las mismas oportunidades y reconocimientos. 

Este año 2020 debemos aprovechar el Día Internacional de las Familias más que nunca para valorar a aquellas personas que nos rodean.  Han sido y son el principal soporte de muchas personas afectadas por la crisis del coronavirus, encontrando apoyo en momentos de dificultad. La situación provocada por la pandemia nos da una oportunidad para fortalecer relaciones, conciliar mejor y dedicar más tiempo a la familia.  

Desde la Fundación Concepció Juvanteny celebramos las familias, independientemente de la forma o los miembros que tengan, como un vínculo donde los niños y niñas se pueden desarrollar con garantías para tener un futuro brillante. ¡Juntos crearemos una sociedad mejor! 

Uno de los colectivos más afectados por el confinamiento debido a la COVID-19 son los niños. Estos días debemos usar la imaginación para que la espera sea más amena para los pequeños. Por este motivo, desde la Fundación Concepció Juvanteny queremos compartir algunas ideas y actividades divertidas y creativas para disfrutar con los más pequeños: 

  1. Buscar tesoros. Los niños son muy curiosos, así que proponemos convertirles en pequeños exploradores. Para esta actividad simplemente habrá que esconder un objeto en algún lugar de la casa y dejar pistas para que los exploradores puedan encontrarlo. ¡Para ser más creativos, puede elaborar incluso un mapa!
  2. Cocinar en familia. Seguro que los más pequeños se lo pasan en grande convirtiéndose en chefsPodéis aprovechar para preparar su plato favorito juntos, innovar con la comida o elaborar un pastel que endulce estos días. ¡En la web del programa Cuines de TV3 podéis encontrar muchas recetas para preparar durante el confinamiento!
  3. Visitar museos. Museos de todo el mundo han abierto sus puertas de forma virtual para que quien quiera pueda visitarlos. De esta forma, los niños y niñas pueden acercarse al mundo del arte y descubrir nuevas formas, estilos e incluso inspirarse para crear sus propias obras. Algunos de los museos catalanes que ha abierto sus puertas virtualmente son el Museo Nacional de Arte de Cataluña y el Museo Picasso. Para entrar, podéis acceder a través de las respectivas webs o redes sociales.
  4. Jugar con globos. Este será el complemento ideal de los días de confinamiento, ya que no corren el riesgo de romper nada al jugar con ellos. Seguro que los más pequeños disfrutarán jugando a voleibol, fútbol o a perseguir los globos por la casa sin peligro. Las opciones son casi infinitas. 
  5. Dibujar. Vemos muchos arcoíris en las ventanas y balcones con el lema ‘Todo saldrá bien’ para dar ánimos a los vecinos y vecinas. Si aún no os habéis sumado a la iniciativa, es el momento ideal para enviar un mensaje una señal de esperanza en tiempos de incertidumbre. 

Desde la Fundación Concepció Juvanteny os animamos a llevar a cabo actividades para que los niños y niñas recuerden estos días con buenos momentos a pesar de la situación que estamos viviendo. ¡Con la ayuda de todos y todas seguro que conseguimos revertir esta situación!