Entradas

El mes de septiembre es una época de cambios, de inicios, de nuevas etapas. El verano y las vacaciones se acaban, y los niños y niñas retornan a las aulas, a las clases, a la rutina, y este año de manera presencial. Parece que la normalidad retorna a nuestras vidas, y después de tantos meses de distanciamiento y obstáculos, recuperamos la esperanza.

Esta temporada puede suponer malestar y preocupaciones en los niños, ya que los procesos de transición no siempre son fáciles. Por este motivo, desde la Fundació Concepció Juvanteny, queremos dar una serie de consejos para afrontar la vuelta al colegio de la mejor manera:

  • Remarcar los aspectos positivos de empezar un nuevo curso: aprenderán nuevos conocimientos, se reencontrarán con las amistades, etc. ¡Demostrar los pequeños detalles desde una perspectiva optimista les ayudará a tomarse los cambios con fuerza y ​​felicidad!
  • Escuchar y apoyar a los más pequeños en todas sus preocupaciones e inseguridades. Deben sentir que su opinión es importante, deben sentirse comprendidos. Es muy importante en la vida cotidiana de los pequeños, pero especialmente en momentos cruciales que los pueden hacer sentir inseguros.
  • Ayudarles a preparar el material escolar durante la noche anterior, por lo que aprendan a organizarse y lo perciban como un proceso agradable al hacerlo en familia. ¡Incluso puede convertirse en un ritual!
  • Aprovechar las tardes para hacer deporte o ejercicio físico, así, de esta forma, se liberan las tensiones. Hay muchas opciones diferentes, como montar en bicicleta, jugar a la pelota, etc. ¡Y si se hace en familia, siempre es mejor!
  • Aprender a regular la ansiedad como persona adulta, para evitar transmitirla al niño o niña. Nadie se escapa de la vuelta a la rutina. Sin embargo, es importante no influenciar a los pequeños con negatividad o pereza.

¡Por lo tanto, ya lo sabéis! Las vueltas no siempre son sencillas, pero siempre acaban siendo mágicas si se afrontan de la mejor manera posible y con positivismo. ¡Ánimo a todos y todas!

La ciencia enseña a los más pequeños de la casa a extraer sus propias conclusiones, a estimular el razonamiento lógico y, evidentemente, se trata de un gran impulso de su creatividad. En definitiva, la ciencia es mucho más que números, datos y cifras; también es diversión, descubrir, misterios, experimentar y crear.

Es por este motivo que desde la Fundació Concepció Juvanteny queremos acercar la ciencia a los niños y niñas, ya que sabemos que puede resultar ser una experiencia divertida que combina el aprendizaje con el juego. Os proponemos una serie de ideas:

1. Experimentos: es el método más dinámico, ya sean con agua, alimentos u otros ingredientes. Es una propuesta muy interesante para aprender a transformar un elemento inicial en una explicación racional y lógica.

2. Instrumentos: son una herramienta muy atractiva. Los telescopios son un gran ejemplo, para así, poder observar el cielo; o los microscopios para contemplar lo que a simple vista es invisible a nuestros ojos.

3. Actividades científicas: pasar el día con la familia en una excursión para observar los insectos, clasificar las hojas de los árboles, plantar semillas y ver su crecimiento, son ejemplos de lo más entretenidos!

4. Museos: se trata de espacios excepcionales donde aprender, descubrir y experimentar con otros niños, a través de talleres…

5. Películas, series o libros: son herramientas fantásticas y divertidas para entretener a los niños en su tiempo libre, y al mismo tiempo, actividades educativas que estimularán su curiosidad y su gusto por la ciencia.

En conclusión, acercar la ciencia a los más pequeños supondrá muchos beneficios a corto y largo plazo, y, al mismo tiempo, permitirá que vean la vida desde una perspectiva más crítica. Os animamos a probar estas actividades en familia, ¡así todo el mundo se formará y obtendrá nuevos conocimientos!

La tecnología destaca por su gran importancia en nuestras vidas, y, también en la de los más pequeños de casa. Esta es generación en la que los dispositivos digitales son innatos para ellos y ellas. Por este motivo es importante utilizarlos como una ventaja para aprender y desarrollar sus capacidades e intereses, incluso para mejorar académicamente.

Desde la Fundació Concepció Juvanteny os proponemos una serie de aplicaciones digitales que pueden resultar una gran herramienta educativa para los niños y niñas:

  • Photomath: esta aplicación permite un aumento de conocimientos mientre se resuelven operaciones matemáticas. Su funcionamiento es simple: el alumno fotografía con su móvil o Tablet la operación a resolver, y la aplicación le explica como llegar hasta la solución.
  • Mujeres que cambiaron el mundo: esta aplicación de pago permite conocer la vida de mujeres que hicieron cosas increíbles: aviadoras, científicas, artistas, activistas… mujeres brillantes y valientes. Incluye ilustraciones e historias de mujeres como Marie Curie, Jane Goodall o Frida Kahlo, entre muchas otras.
  • Anatomy Learning: gracias a esta, el estudio de la anatomía humana nunca fue tan divertido. A través de su interfaz táctil en 3D, los más pequeños descubren los músculos, los huesos, el sistema nervioso y los órganos.
  • Toc and Roll: otra aplicación de pago que facilita un estudio de grabación para que se puedan llevar a cabo diferentes composiciones musicales mientras se grava la voz y se añaden efectos. Finalmente, se pueden compartir con el público.
  • Lightbot: Code Hour: ideal para empezar a entender que es la programación sin ninguna experiencia previa y jugando, resolviendo pequeños retos en forma de puzzle.

En época estival es fundamental que los más pequeños sigan aprendiendo y nada es mejor que hacerlo de la mano de la tecnología. Esperamos que estas propuestas os hayan sido de utilidad y os inspiren a utilizarla de la mejor manera posible, de forma educativa y sobre todo, moderadamente.

El pasado 28 de junio se celebró el Día del Orgullo LGBTIQ+ en conmemoración de los disturbios de Stonewall durante el año 1969 para reafirmar el sentimiento de orgullo de las identidades y orientaciones sexuales y de género tradicionalmente marginadas y reprimidas.

Des de la Fundació, queremos garantizar el derecho de los más pequeños a no ser discriminados con motivo de su orientación sexual o preferencia de género, ya que, aun hoy en día esta cuestión supone un motivo de represión en muchos países del mundo. Para asegurar que estos niños y niñas pueden ser capaces de ejercer sus derechos completamente, se deben fortalecer normas sociales positivas a través de la educación, la legislación y las políticas que fomenten la diversidad y la aceptación.

Los niños y niñas que forman parte del colectivo son más propensos a sufrir abusos, a ser marginados. Crecer en un entorno de menosprecio, de ataques, tanto en la escuela como en casa, es un claro factor que genera ansiedad y depresión. También se conoce que el porcentaje de suicidio de los jóvenes LGBTIQ+ es mucho más elevado, en comparación con la juventud heterosexual.

Desde la Fundació os proponemos tres libros de la temática LGBTIQ+ para ayudar a entender a los más pequeños que se trata de una realidad más:

  • Sirenes, de Jessica Love: una historia con una sensibilidad especial sobre su protagonista y su relación con su abuela; y como él tiene ganas de disfrazarse de sirena.
  • Yo soy Mía, de Nerea García: un libro sobre la transexualidad infantil desde una perspectiva familiar para contribuir a la aceptación de la diversidad sexual.
  • El Día de la rana roja, de Esther Elexgaray Cruz y Raúl Domínguez Pazo: un cuento que habla del amor entre dos príncipes, rompiendo con los arquetipos y tradiciones.

En definitiva, la educación es la medida más efectiva para prever la discriminación del colectivo y sus familias. Es importante enseñar, ya desde la infancia, que existen diferentes formas de expresar el género, todas ellas igual de válidas. También es imprescindible fomentar el respeto y la tolerancia, resolviendo cualquier tipo de duda que se pueda tener y siendo un acompañamiento, un refuerzo. ¡Querámonos y celebremos la diversidad por un un mundo mejor!

El 2 de mayo fue el Día Internacional contra el Bullying y el Acoso Escolar, una jornada que tiene el objetivo de concienciar sobre el riesgo que estas situaciones presentan sobre los más pequeños a nivel mundial. Un gran nombre de niños y niñas sufren acoso, y este no se limita exclusivamente al entorno educativo. Combatir el bullying es una misión compartida entre familias, educadores y actores sociales. Entre todos tenemos que trabajar para que niñas, niños y adolescentes comprendan la importancia del respeto, la tolerancia y el apoyo a compañeros y compañeras.

En los últimos años, el problema del maltrato y las agresiones infantiles han aumentado considerablemente. Este tipo de conductas conllevan numerosas consecuencias negativas para los afectados y su núcleo familiar. Las victimas de acoso sufren situaciones como la bajada del rendimiento académico, exponen síntomas de depresión, y presentan una autoestima baja, que puede acabar desembocando en situaciones extremas como las autolesiones, el asilamiento o el suicidio.

Según el informe de la UNESCO, Behind the numbers: Ending school violence and bullying, uno de cada tres alumnos ha sido agredido físicamente por sus compañeros, mínimo una vez al año, cifras que son altamente preocupantes.

Las redes sociales y la hiperconectividad de las nuevas generaciones provoca también un incremento de los abusos online a través de los dispositivos móviles. Tener un control sobre el uso que hacen los más pequeños y jóvenes de las nuevas tecnologías y plataformas es esencial para evitar situaciones de riesgo y acabar con posibles problemas de ciberbullying.

Desde la Fundació Concepció Juvanteny trabajamos haciendo pedagogía sobre los peligros del acoso infantil para hacer comprender la relevancia que merece. No se trata de un simple “juego de niños”, y requiere un gran compromiso y la participación de todos para combatir estas injusticias.

El Día de la Mujer se celebra internacionalmente el 8 de marzo con el objetivo de sensibilizar la población y los gobiernos sobre la existencia de situaciones y problemáticas que vulneran los derechos de las mujeres y requieren una solución.

El movimiento feminista existe de manera explícita desde finales del siglo XIX, aunque adquirió especial fuerza durante la segunda mitad del siglo XX, cuando las mujeres empezaron a integrarse en la vida pública de una sociedad que las había excluido de las decisiones importantes y ámbitos de poder. El sexismo es un problema que tiene presencia en nuestra sociedad desde siempre. No obstante, actualmente seguimos defendiendo un movimiento feminista incansable, persiguiendo unos objetivos que nos permitan transformar nuestro mundo en un entorno más igualitario donde las niñas y las mujeres no se sientan vulnerables ni privadas de derechos por su género.

Desde la Fundació Concepció Juvanteny defendemos la igualdad de derechos, de oportunidades y de libertades. Sabemos que la sociedad en la que vivimos es desfavorable para niñas y mujeres y trabajamos para que estas desigualdades desaparezcan.

La educación sobre el empoderamiento de las niñas para acabar con los obstáculos del día a día es imprescindible. El hecho de concienciar sobre el sexismo desde la infancia, explicando los aspectos negativos que aporta a la sociedad, supone una anticipación para evitar construir una sociedad de mentalidad machista.

Conseguir un mundo justo, sin desigualdades por motivos de género, etnia o orientación sexual merece la atención de todos y todas. Necesitamos una unión y un empoderamiento colectivo. Por eso, os invitamos a acompañarnos en el Día de la Mujer. Es un orgullo ser niña, ser mujer; es un orgullo será una mujer que piensa, actúa y decide libremente. El futuro es lila o será.

Mañana, día 30 de enero, se celebra el Día Escolar de la No-Violencia y la Paz (DENIP) en todo el mundo. Es una fecha de gran importancia desde 1964, año en que murió Mahatma Gandhi. El objetivo de este día es promover la cultura de la paz, la no violencia y la resolución pacífica de conflictos entre los más pequeños y jóvenes.

Mahatma Gandhi es una figura reconocidas a nivel mundial por su lucha constante y su perseverancia en conseguir la paz mediante un movimiento no violento basado en las convicciones del ser humano. No obstante, fue él quién se convirtió en el promotor de la India independiente, a Gandhi no solo se le recuerda por este hecho, sino espacialmente por su defensa de la justicia social y el cambio de las esferas económicas, con una mirada enfocada en la transformación ética y espiritual de las personas. El líder pacifista, finalmente, fue asesinado por proclamar estos ideales y promover los derechos humanos.

La finalidad que persigue este día es la educación respecto de la tolerancia, la solidaridad y el respeto. Las escuelas y centros se convierten en un instrumento de paz y empatía entre personas con distinta formación, etnia, cultura y religión.

La importancia de este día se debe a que pretende potenciar una educación inspirada en una cultura de no violencia dirigida al alumnado para que adquieran conocimientos, actitudes y comportamientos que refuercen su desarrollo como ciudadanos globales, críticos y comprometidos con los derechos humanos. Es por este motivo que, en el ámbito de la educación, tanto infantil como primaria y secundaria, se implementan dinámicas y actividades para motivar el interés en contribuir en un mundo empático, facilitar la resolución de conflictos y fomentar la empatía y la visión crítica.

La célebre frase de Gandhi “No hay un camino para la Paz, la Paz es el camino”, confirma que la paz no es un destino, sino un valor que se debe aplicar día a día para conseguir las metas que nos propongamos como individuos. Desde la Fundació Concepció Juvanteny apoyamos actuar siempre desde esta perspectiva para vivir, en consecuencia, en una sociedad mejor que se guie por el amor y la solidaridad.

El año que acabamos de despedir ha dejado ha millones de niños y niñas sin poder asistir a las aulas escolares por culpa de las restricciones que ha impuesto la Covid-19. No solo han sufrido tres meses de confinamiento domiciliario, sino que el curso se ha vista perjudicado en diferentes ocasiones por el aumento de contagios.

Esta nueva realidad ha acelerado la digitalización y, gracias a las herramientas tecnológicas, la formación a través de la pantalla ha sido posible. No obstante, este hecho también ha supuesto que muchos infantes y jóvenes no tengan acceso a la educación online, con lo que la brecha digital y las desigualdades sociales han sido más evidentes que nunca.

Además, ha quedado demostrado que la presencialidad escolar es mucho más que el aprendizaje académico, ya que la socialización es esencial para el crecimiento de los más pequeños y el juego tiene innombrables beneficios para su salud y bienestar.

Otra desventaja de este formato educativo es el aumento del uso de las pantallas, suponiendo esto un claro incremento del tiempo dedicado a los aparatos electrónicos en sustitución de la actividad física y las horas de sueño. El exceso de exposición se asocia a un peor desarrollo cognitivo y socioemocional, y puede generar consecuencias negativas en las habilidades motoras, también en la salud ocular, y, a su vez, fomenta el senderismo. De hecho, es pertinente destacar que, a nivel nacional, previamente a la cuarentena, solo un 15% de los infantes utilizaba dispositivos como los ordenadores durante más de 90 minutos diarios; mientras que durante la cuarentena la cifra aumentó a un 73%.

Esta nueva realidad también ha supuesto algunos aspectos positivos a destacar, como la liberación que ha representado el hecho de no asistir a la escuela para aquellos menores que sufrían de abusos y exclusión.

Lo que realmente importa es apreciar la parte positiva y el aprendizaje que se extrae de estos hechos vividos, ya que con esta nueva modalidad online se ha aprendido a mejorar la capacidad de adaptación, la empatía, la resiliencia, a pasar más tiempo con la familia, a realizar tareas domésticas o a super el aburrimiento.

 

La Navidad es una época muy especial para todos, pero especialmente para los niños y niñas. Con tanta variedad en el mercado, y sobre todo en estas fechas, las familias dudan sobre cual es el regalo perfecto. Desde la Fundació Concepció Juvanteny os queremos dar una serie de consejos e ideas de regalos para estas fiestas para que sean educativos, adecuados y mágicos.

  • Juegos de mesa: son claramente educativos, ya que enseñan a los más pequeños a ganar, perder, seguir las reglas, jugar en equipo y a disfrutar de los tiempos en familia.
  • Libros: permiten ayudar a la comprensión lectora, mejorar la ortografía y la gramática y, sobre todo, potencian la imaginación y la creatividad. Por este motivo son una herramienta ideal para que los niños y niñas se distraigan.
  • Trabajos manuales: una de las actividades que fortalece y estimula la atención, la memoria, la cognición, la psicomotricidad y el aprendizaje. Un indispensable para los más pequeños.
  • Puzles: es una actividad muy beneficiosa para la salud. A parte de ser un gran ejercicio mental, permite incrementar el razonamiento visual y espacial, la memoria, la observación de los detalles, la productividad y la habilidad de resolución de conflictos. Además, ¡es una actividad de lo más divertida!
  • Juegos de lógica: ponen en marcha todos los rincones del cerebro, mientras aumentan la capacidad de concentración y el desarrollo del pensamiento crítico. Resolver enigmas es todo un reto para la mente, tanto para los más pequeños como para los mayores de la familia.
  • Juegos para aprender idiomas: se trata de una alternativa perfecta para entretenerse mediante videojuegos interactivos y, a la vez, aprender una nueva lengua y formarse académicamente.

El mejor regalo es aquello que esta pensado en función de los intereses de quien lo recibe, independientemente de su sexo, edad y sus gustos. Por este motivo, desde la Fundació queremos promover una sociedad en la que los niños y niñas crezcan de manera igualitaria, libre y feliz, sin que su potencial se vea limitado.